Inicio

Luque consolida su ¬ętemporad√≥n¬Ľ en Valladolid

000a100 almodovar daniel luque 2021

El tiempo se puso revuelto, esa es la verdad. Nublose el cielo y cayeron gotas, unas pocas. Cuando en esta zona de Castilla llega septiembre no todo es maravilloso, sino ambiguo. Tan pronto en la cosa ambiental emerge un calor sofocante como te pide chubasqueros y rebequitas. Ayer, aqu√≠, en Valladolid, la tarde no era de las que le gustaban a Guerrita, precisamente; pero tampoco ‚Äúfresca‚ÄĚ que es como llamamos al fr√≠o los vallisoletanos. Digamos que dejaba estar a los que se sentaron en el tendido‚ÄĒun cuarto del aforo cubierto, m√°s o menos‚ÄĒy la brisilla tampoco incomodaba a los toreros. As√≠ que, cuando partieron Plaza El Fandi, Miguel √Āngel Perera y Daniel Luque, con sus correspondientes cuadrillas y dem√°s personal auxiliar de la lidia, las expectativas se cifraban exclusivamente en el juego que pudieran dar o dejar de dar los toros de Fuente Ymbro que aguardaban entorilados bajo los tendidos de sol. Corrida de correcta presentaci√≥n, sin desmesuras de romana ni aparatosa cornamenta. Toros ‚Äúentipados‚ÄĚ en su encaste, que dir√≠an los cronistas taurinos de nueva hornada. Son los toros que cr√≠a Ricardo Gallardo en San Jos√© del Valle, por el conf√≠n m√°s meridional de la Baja Andaluc√≠a. Los fuenteymbros de Gallardo son jandillas con ali-oli; esto es, el toro de bien perfilada morfolog√≠a que encierra brotes verdes de car√°cter agresivo de cuando en vez. En resumidas cuentas, el toro moderadamente encastado, con su puntito de picante, como los pinchos que se sirven en los bares y casetas que pululan por la ciudad en estos d√≠as de feria. Te pones a comer pinchos y llenas la andorga casi sin darte cuenta, a no ser que te toque el de la guindilla arteramente escondida entre la brocheta o el ali-oli que corona los trocitos de pulpo a la brasa. Entonces, s√≠; entonces resoplas por debajo del paladar y maldices entre dientes. Tampoco los toros de Fuente Ymbro picaron en exceso. Al contrario, a ellos, les picaron poco. A puyazo por toro, sali√≥ la corrida, menos el sexto que, literalmente, no se pic√≥, por orden expresa del matador.

Con este material, se vieron los toreros en la primera de abono de la feria de la Virgen de San Lorenzo, despu√©s de que tomaron los capotes de brega tras el nuevo ritual del himno de Espa√Īa al t√©rmino del pase√≠llo. El lote de El Fandi fue desabor√≠o. Su primer toro fue saludado por el diestro granadino con dos largas de rodillas, cambiadas y afaroladas, al hilo de las tablas, y despu√©s toreado a la ver√≥nica con decisi√≥n, m√°s con poco eco en los tendidos. El tercio de banderillas lo cubri√≥ el torero con su proverbial facilidad. Fandi banderillea como quien lava. ¬°Mira que tiene m√©rito torear un porr√≥n de corridas en Espa√Īa y Am√©rica y poner banderillas a, pr√°cticamente, todos los toros que le corresponden en suerte! Ya le pueden corresponder buenos o malos, ladinos o boyantes, que cortan el embroque o se desplazan hacia afuera‚Ķ A El Fandi, estas minucias le trae al pairo. √Čl, deja en el morrillo los floreados garapullos con incre√≠ble habilidad, haciendo alarde de sus piernas de acero y de su dominio del segundo tercio de la lidia. Dos pares al cuarteo y uno al viol√≠n, ¬°zas, ¬°zas! y ¬°zas!: como estos. Ovaci√≥n mayoritaria. ‚ÄúQu√© ‚Äėoficio‚Äô tiene este torero‚ÄĚ, se oye por ah√≠. Indiscutiblemente, Fandila tiene tablas y desempe√Īa perfectamente el rol que le han asignado los p√ļblicos durante dos d√©cadas largas de alternativa. Ayer, resolvi√≥ con aparente facilidad los problemas de una embestida incierta y cabeceante (la de su primer toro), hasta conseguir sacar muletazos m√°s que aceptables, dadas las condiciones del animal, empuj√°ndole hacia adelante y haciendo in√ļtil su alarde de pereza a tomar el trapo rojo de la muleta. El cuarto de la corrida le puso casi imposible el tercio de banderillas, por su acusada tendencia a cortar el viaje al llegar a la reuni√≥n; pero resolvi√≥ la cuesti√≥n con un cambio de terrenos. Despu√©s hubo de aguantar mecha con la incierta y renuente acometida del cuarto, ¬°vaya si la aguant√≥! Hasta que el toro entreg√≥ la cuchara y David, a su vez, lo entreg√≥ al tiro de arrastre de una estocada letal. Salud√≥ dos cari√Īosas ovaciones, pero, esta vez, se fue sin orejas de Valladolid. Cada a√Īo le es m√°s dif√≠cil sorprender, porque el p√ļblico ya se ha acostumbrado a que resuelva los problemas que le plantean los toros en el ruedo. Simplemente eso, que los resuelva; pero, a mayores, como le salga alguno que mete la cara por bajo y se desplaza hasta el final de la suerte, este Fandi es capaz de torear con limpieza y ajuste, que todav√≠a me acuerdo de aquellas tandas de pases naturales a un toro de Torrealta en Bilbao. S√≠, aquello lo hizo este torero, que yo lo vi.

Miguel √Āngel Perera estrell√≥ su intento de triunfo porque el jabonero que sali√≥ en segundo lugar perdi√≥ fuelle a pasos agigantados y la faena ‚Äďen la que lig√≥ algunos buenos muletazos‚ÄĒse fue diluyendo. Aunque pinch√≥ dos veces, coloc√≥ una excelente estocada y se le aplaudi√≥, y el quinto sac√≥ a relucir el ali-oli de los encastados fuenteymbros, arreando en banderillas, donde Javier Ambel se luci√≥ en dos excelentes pares. Sin embargo, el poder√≠o de Perera surti√≥ efecto y el toro acab√≥ por embestir repetidamente, con bravura y nobleza, lo cual propici√≥ que surgieran series de pases en redondos y naturales largos y templados, en una larga faena que culmin√≥ con una buena estocada. Tard√≥ en doblar el toro y el personal tambi√©n se amorcill√≥. No hubo pa√Īuelos, as√≠ que Miquel hubo de conformarse con saludar una ovaci√≥n.

Hab√≠a expectaci√≥n por ver a Daniel Luque, que est√° cuajando lo que la hip√©rbole del nuevo lenguaje taurino ha bautizado como un ‚Äútemporad√≥n‚ÄĚ. Realiz√≥ dos faenas magn√≠ficas y distintas. La de su primero, un toro chivat√≥n de aspecto, acodado de cuerna y estrecho de sienes, m√°s en ‚Äún√ļ√Īez‚ÄĚ que en ‚Äújandilla‚ÄĚ, plante√≥ al torero un sinf√≠n de problemas: le prob√≥ en los primeros compases de la faena, frenando en la acometida y buscando el bulto de la figura que dejaba atr√°s. ¬ŅQu√© hizo Luque? Pues aguantar a pie firma parones y miradas, hasta que el animal no tuvo m√°s remedio que claudicar y seguir resignado el trazo que le marcaba la muleta, magistralmente manejada por el torero. Fue la victoria del valor estoico y la pulcritud de formas sobre la reticente brutalidad. Inmenso, Luque. Media y descabello. Aviso y oreja. El sexto, repito, se qued√≥ pr√°cticamente sin picar, por expreso deseo de Daniel. La casta brava del toro retinto le hizo ‚Äúvenirse arriba‚ÄĚ y desarrollar un caudal de nobleza suficiente para que este diestro de Gerena cuajara una gran faena de muleta. Una m√°s, en este a√Īo de faenones cumbres. Met√≠a el bravo y noble toro la cara, hocicando contra los flecos de la franela, y el torero se recrec√≠a, ampuloso y magn√≠fico, en tandas de muletazos de una belleza deslumbrante, adobados en el ep√≠logo por las cl√°sicas luquecinas y dem√°s devaneos que certificaban su aplastante dominio de la situaci√≥n. El estoconazo hasta los gavilanes, entrando por derecho, parec√≠a el preludio de un premio de dos orejas, pero el retinto se apoy√≥ en las tablas y aguant√≥ una eternidad, hasta que son√≥ un aviso. Nueva oreja. Daniel golpe√≥ las tablas con furia. La furia del que ambiciona derribar puertas de fortalezas taurinas con la fuerza de un poder√≠o descomunal, como hac√≠an los arietes en la √©poca medieval.

Los costaleros se llevaron sobre sus hombros a un torero vestido de blanco y oro que, a su vez, llevaba encima un cabreo de mil diablos. Es lo que tiene el h√©roe que sabe lo que tiene, y quiere m√°s. El ‚Äútemporad√≥n‚ÄĚ de Daniel Luque, ya es un hecho incontrovertible.Obispo y Oro, Fernando Fern√°ndez Rom√°n

bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Febrero 2023
LunMarMieJueVieSabDom
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728
contador de visitas
contador de visitas