Inicio

Espartinas. José María, te hemos "CALADO" / por Fernando Fernández Román

000a100 plaza de toros de espartinas-fachada

José María Calado, pertenece al partido Izquierda Unida y gobierna a los espartineros en coalición con el PSOE. Ha venido a declarar “pueblo antitaurino” a Espartinas, apostillando desde su alto escaño que “mientras gobernemos nosotros (las izquierdas susodichas), no tienen cabida en las instalaciones municipales espectáculos en que se practique el maltrato animal, y la Tauromaquia está entre ellos”.

 

José María, te hemos "calado"

FERNANDO FERNÁNDEZ ROMÁN

República | 13/02/2021

Cuando se inauguró, la plaza de toros de Espartinas presentaba el aspecto radiante que muestra la imagen de arriba. Una belleza. Recoleta y bien proporcionada, en sus dependencias se han suprimido las barreras arquitectónicas para facilitar el acceso a personas con minusvalías, contando, incluso, con ascensor para comunicarse verticalmente con el palco presidencial. Tanto su fachada como el interior presentan pinceladas  de albero â€œmaestrantre” â€“es un decir— que contrastan con el blancor dominante, y en la ceremonia de su puesta de largo –estreno oficial—actuó Juan Antonio Ruíz, Espartaco, torero local y figura estelar en las dos últimas décadas del pasado siglo, junto a Francisco Rivera Ordoñez Morante de la Puebla, que agotaron las cinco mil papeletas del boletaje. De esto hace ya dieciséis años; pero lo que parecía ser una pequeña joya de la arquitectura taurina del Aljarafe sevillano se fue amustiando poco a poco, hasta convertirse en la actualidad en mera referencia de una cadena dinástica de toreros (los Espartaco, perpetuados en bronce en la efigie de su más preclaro representante) con la aportación de otros valores como Agustín de Espartinas o los hermanos Jiménez, de tal forma que, si en estos momentos entráramos en el interior de este coso taurino, luminoso y coquetón, se nos caerían los palos del sombrajoEntre la desidia y la rapiña, da grima verlo. Crecen las plantas silvestres bajo el estribo de la barrera y su interior es una pequeña patulea de cristales rotos y trastos a medio romper. Mugre por doquier. Tal estado es consecuencia de su inutilización permanente (se creó como recinto polivalente, multiusos, y tal y tal), porque desde aquella rimbombante inauguración y algún festejo de la Escuela Taurina del lugar que dirigía Espartaco-padre (ignoro qué ha sido de ella) con toreros incipientes o festivales benéficos, las empresas que merodean por el entorno no se arriesgan a dar toros. Parece ser que el aforo hace inviable la confección de carteles de alto rango que conllevan una inasumible carestía. Tampoco interesan al público otros matadores de toros en situación emergente –en la doble acepción del término â€œemergencia”: que recién aparecen o les urge torear--  y a las novilladas, tan reclamadas ellas, con un elevado coste de producción, no va ni dios. Esa es la pura y triste verdad; una verdad que se repite constantemente en recintos taurinos de este porte, es decir, en aquellas plazas de toros permanentes que se reparten por la geografía taurinamente vaciada de los pueblos de España. Una toxicidad que poco a poco las va corroyendo y que también afecta a no pocas ciudades, in illo tempore emblemáticas en el asunto del toro y el toreo.

A mayor abundamiento de males, sale ahora a la palestra el político de turno, en forma de segundo teniente de alcalde de Espartinas, con su negativa a dejar entrar al expoliado recinto al torero Juan Leal y al citado Agustín de la localidad, ya en calidad de subalterno. Pedían licencia para entrenar el toreo de salón, simplemente. Nasti de plasti, que dirían en la vieja y castiza calle madrileña de la Comadre. El sujeto de marras, llamado José María Calado, pertenece al partido Izquierda Unida y gobierna a los espartineros en coalición con el PSOE. Ha venido a declarar â€œpueblo antitaurino” a Espartinas, apostillando desde su alto escaño que â€œmientras gobernemos nosotros (las izquierdas susodichas), no tienen cabida en las instalaciones municipales espectáculos en que se practique el maltrato animal, y la Tauromaquia está entre ellos”. Dice también el tal Calado que no tiene cabida en su ideología; pero ignora, o debe ignorar, que no tiene competencia alguna para prohibir los toros en la población que gobierna. Ni él, ni la alcaldesa, ni el alcalde de Móstoles, que resucite, so pena de incurrir en un delito de transgresión de la legislación vigente. Antes al contrario, lo que debe hacer es defender y potenciar la Tauromaquia, como Bien de Interés Cultural. Así está escrito y legislado. Pero a esta gente le da igual. Se meten en charcos y chapotean sin control.

Espero que la Fundación Toro de Lidia no solo actúe como impulsora de los toros en Espartinas (ya ha pedido hacerse empresa para organizar un espectáculo en la plaza) sino que tome cartas en el asunto y, llegado el caso, lleve a los tribunales a este sujeto. O que la alcaldesa (PSOE), que en sus votos se sustenta, como tantos otros políticos, le releve de su cargo. No lo hará. De hecho, ha declarado que lo dicho por su colega y cuasi correligionario son opiniones â€œa título personal”. A ver en qué queda la cosa; pero se ha montado una buena con este barullo, fruto de la incompetencia, también en su doble acepción, porque es obra de un incompetente (ineficacia de un sujeto) y porque no le compete la prohibición (falta de aptitud del Órgano que representa) de un hecho cultural perfectamente contemplado en la legislación vigente. Son ínfulas de matón que no sabe si mata o espanta. Ya lo decía mi madre: no hay cosa más atrevida que la ignorancia. Lo siento, José María. Te hemos â€œcalado”.

Fuente ; Deltoroalinfinito

bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Octubre 2021
LunMarMieJueVieSabDom
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
contador de visitas
contador de visitas