Inicio

FRANCIA ; Arles se enamora de Perera

000a100 perera arles

Arles se enamora de Perera

Era el dテュa del regreso de Miguel テ]gel Perera al Coliseo y toreテウ para ya no irse nunca. Mテ。s que para conquistar, toreテウ para enamorar. Para hacer a Arles cautiva de su momento dulce. Le ayudテウ un gran toro, Licenciado-119, de Jandilla. Un toro de gran clase, que se vino largo y entregado y que se fue con la misma sinceridad tras los vuelos de los trastos del torero, amante como es de volar sus vuelos mテ。s allテ。 de lo que es comテコn. Ya habテュa lucido al toro en el capote, con el que Perera se desenvolviテウ con el ajuste que propicia torear desde las muテアecas. Y se lo pasテウ muy cerca en una tanda de chicuelinas de encaje perfecto. Brindテウ Miguel テ]gel a Juan Bautista, no al empresario, sino al amigo que hace apenas dos dテュas ha perdido a su padre. Se lo brindテウ porque sabテュa el extremeテアo que lo iba a cuajar. Y asテュ lo hizo. Empezテウ con cambiados por la espalda sin importarle que el aire le importunara. Mucho mテ。s fテゥrreo que el viento era su convencimiento y su decisiテウn por disfrutar. Puso asテュ el ambiente en ese punto sostenido y alto de expectaciテウn que es tan bonito para envolver las faenas. Y, a continuaciテウn, fue fluyendo テゥsta en series tambiテゥn perfectas por los dos pitones con el comテコn denominador de la medida exacta del tiempo, del ritmo y del compテ。s. Cada muletazo, ya fuera por un pitテウn o el otro, era una nota dicha en su momento mテ。s preciso, con lo que la sinfonテュa fue emergiendo, delicada y deliciosa, suave y sedosa, de caricia en caricia. Como se empieza a querer. Citaba de lejos Miguel テ]gel y se traテュa embarcado desde tan lejos a Licenciado para luego, ya con el toro metido en los flecos de la paテアosa, encajar la cintura, hundir el mentテウn y bambolear el cuerpo al unテュsono yテゥndose detrテ。s de la embestida toreada por completo. Los pases de pecho -como es propio en Perera-, mテ。s que rテコbrica, fueron broches de oro. Antes de terminar, quiso Miguel テ]gel sentirse como una piedra mテ。s del Coliseo y se quedテウ pテゥtreo como todas ellas para torear ya sテウlo y aテコn mテ。s con las muテアecas y con la cintura. Matテウ segテコn las reglas y Arles, entregada, le concediテウ el doble premio de la Puerta Grande.

Una oreja mテ。s pudo cortar el diestro de Badajoz de su segundo, al que tambiテゥn disfrutテウ con el capote, en un quite muy despacioso por tafalleras, en el que cada lance barrテュa por entero el lomo del toro de Jandilla. Saludテウ Javier Ambel en banderillas y empezテウ su matador la faena doblテ。ndose por bajo. Se quedaba mテ。s corto su oponente que el anterior, con menos clase y con menos gracia. Le costaba romper hacia adelante, aunque alguna vez lo hizo desengaテアado por el trazo largo y mandテウn de los muletazos a los que nunca renunciテウ Miguel テ]gel, que tratテウ al de Jandilla mejor de lo que era. De haberlo matado mテ。s preciso, habrテュa obtenido un apテゥndice porque, con todo, incluso hubo una leve peticiテウn para ello que no cuajテウ. Aunque para cuajo todo lo hecho antes, con lo que Perera habテュa cautivado a Arles, de la que se fue a hombros con el pensamiento ya en volver pronto.

Plaza de Toros de Arles. Media entrada. Se lidian toros de Jandilla. Indultado el sexto toro, de nombre Lastimoso-80.

Miguel テ]gel Perera: dos orejas y ovaciテウn tras peticiテウn
Ginテゥs Marテュn: vuelta y oreja
Andy Younes: ovaciテウn y dos orejas simbテウlicas

Prensa Miguel テ]gel Perera

 

 

bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Junio 2018
LunMarMieJueVieSabDom
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
contador de visitas
contador de visitas