Inicio

FERIA DE LA MAGDALENA: El Juli se desata enfurecido en su reaparición

000a100 el juli castellon

El Juli se desata enfurecido en su reaparición

La figura madrile√Īa corta tres orejas en su regreso y sale a hombros con un febril e inspirado Talavante

Reaparec√≠a El Juli de su cornada en Bogot√° con cuentas pendientes. Y Jos√© Mar√≠a Manzanares afrontaba tambi√©n su primer compromiso en tierra espa√Īola tras su lesi√≥n de Cali. Cierta tensi√≥n el√©ctrica en sus miradas sostenidas. Como un duelo encubierto. Como si Juli, trabado en las negociaciones valencianas e isidriles, le quisiera pasar factura de algo. No s√©. El Juli cabreado es un bicho. Un bicharraco. Como le dice Lama a Cristiano, el Bicho. Alejandro Talavante hac√≠a de testigo. Pero no fue testigo mudo. Ni sordo. El toreo sordomudo no va con Alejandro. Hab√≠a un ambientazo, una temperatura c√°lida, un sol extra√Īo.

Golpe√≥ Juli con su contundencia de siempre. De un modo envenenado. De un espadazo sacudi√≥ las dos orejas del toro de Garcigrande. Colorao, bajo, gacho, redondito de pit√≥n a rabo. Marc√≥ querencia hacia el burladero opuesto al de capotes, y se abr√≠a f√°cil en el de Juli√°n. Como sin celo y desentendido. All√≠, en la misma puerta de cuadrillas, cobr√≥ un puyazo con derribo accidental incluido. F√°cil y sutil el quite por chicuelinas. La obertura de faena aprovech√≥, al paso, la senda que prefer√≠a el garcigrande. Lo centr√≥ la figura reaparecida en su derecha. Ritmo y nobleza del toro por esa mano. Y frondosas y abundantes las series. De cinco y seis. Y el de pecho. Encajado el torero y largo el muletazo. Firme la ligaz√≥n. La inteligencia de cambiar los terrenos, cuando las miradas del toro pretend√≠an su lugar favorito, dio sus frutos. Y dur√≥ m√°s de lo previsto. Con sus lagunas a izquierdas, por donde el empuje desaparec√≠a como el Guadiana. Lo justo para dibujar algunos naturales relajados entre juegos florales. El ritmo reflot√≥ de nuevo en redondo. Ese misterio del toro de Justo Hern√°ndez, que, cuando parece que se va a acabar, sigue y sigue. Espl√©ndidas las rondas diestras y chispeante la pirotecnia final de circulares invertidos y luquecinas. Tan levantino todo. El pu√Īetazo final fue el golpe definitivo de autoridad. A mala leche.

La corrida continu√≥ en su primera mitad con su tono de terciada presencia. S√≥lo que en los turnos de Manzanares y Talavante no pas√≥ nada. Como un par√©ntesis de fondo menor en los garcigrandes -uno sin gas una vez perdida la inercia y otro de tr√©mulos apoyos- antes de que El Juli se desatase ante el m√°s corpulento y armado cuarto. Que tampoco era un dechado de virtudes. Pero JL mord√≠a. Desde la larga cambiada de rodillas a la apertura de faena tambi√©n penitente, pasando por el hurac√°n del quite por zapopinas. Un l√≠o. El Juli desencadenado. O enfurecido. Hasta la interpretaci√≥n de naturales arrodillado. El toro de Domingo Hern√°ndez, sin embargo, se ven√≠a andando y no terminaba de irse. Humillaba y obedec√≠a pero imposibilitaba ligar. Juli continu√≥ en tromba, encontrando toro por todas partes. O el toro, muleta. Amarr√≥ la tercera oreja con media estocada en lo alto. Y la pase√≥ como quien abofetea a otro con un guante. Conclusi√≥n: mucho le han tenido que tocar las narices a El Juli en su XX aniversario de mandam√°s.

Manzanares creci√≥ en la faena ante un quinto de DH m√°s levantado del piso y alto de cruz. Le costaba humillar en su bondad. Faena de medias alturas que fue a m√°s. Pausas oxigenadas entre las series diestras que fueron la base. Como el empaque. Si se suma el tiempo que en el √ļltimo a√Īo ha estado parado el torero alicantino, son siete los meses en el dique seco. Y algo se nota. En la fluidez y en el f√≠sico m√°s anquilosado. La estocada baja asegur√≥ el trofeo.

Por largas cambiadas en pie salud√≥ Talavante al √ļltimo de Domingo Hern√°ndez. De una movilidad muy loca en los tercios previos. A Talavante le vas a hablar de locura. Pronto se puso con la zurda y a su velocidad. Para componer lo descompuesto del toro, que viajaba lejos, suelta la cara. Febriles los naturales y m√°s reducidos los derechazos. La inspiraci√≥n talavantista de may√ļsculo trazo. Hasta que el garcigrande de Domingo se raj√≥. Un muletazo superior rodilla en tierra lo despidi√≥. Ya en tablas. Donde fue la estocada. Tan enloquecida la plaza en la muerte como la faena. Dos orejas para abandonar la arena a hombros con El Juli.

 


 

bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Diciembre 2018
LunMarMieJueVieSabDom
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
contador de visitas
contador de visitas