Inicio

PAMPLONA ; FERIA DE SAN FERM脥N Afortunado debut de Cayetano; gafado regreso de Roca Rey

000a719 pamplona cayetano

000a719 pamplona roca rey

Afortunado debut de Cayetano; gafado regreso de Roca Rey

El menor de los Rivera sale a hombros tras cortar una oreja a cada toro del mejor lote de la buena corrida de Jandilla; el peruano tambi茅n triunfa pero vuelve a caer herido ("de pron贸stico reservado") del mismo modo que en Badajoz.

El habitual lleno de Pamplona se desbord贸 como el r铆o Arga con las lluvias de invierno. La expectaci贸n elevada al cubo colg贸 el cartel de "no hay billetes" con una fuerza ensordecedora. El regreso de Roca Rey a la plaza que consolid贸 en 2016 su ascensi贸n a la c煤pula del toreo -dos tardes 茅picas y cinco orejas- y la presentaci贸n de Cayetano aqu铆 donde se hunden sus ra铆ces ronde帽as. El terremoto del Per煤 reaparec铆a despu茅s de la cornada de Badajoz (22 de junio) y el nieto del inolvidado Antonio Ord贸帽ez debutaba tras casi 11 a帽os de alternativa. El c贸ctel se antojaba infalible en taquilla.

Cayetano golpe贸 primero. En perfecta sinton铆a con los par谩metros de la idiosincrasia pamplonica. Y se clav贸 de rodillas para librar un par de largas cambiadas tan bien voladas como las ver贸nicas que siguieron. Siempre ganando terreno. El casta帽o jandilla de finas hechuras concentraba la esencia del toro de Pamplona en su cara. Pronto y alegre en su galope y claro y humillador en el embroque. El matiz de la querencia hacia los terrenos de sol que marc贸 entre puyazos provoc贸 que Rivera trabajase en una brega afanosa que no se le dio. Luego ese punto de fuga ser铆a definitivo avanzada la faena. Cayetano anduvo listo en lo que dur贸. Brind贸 al personal entusiasmado con su mera presencia. Y rodilla en tierra dibuj贸 una obertura de tintes ordo帽istas que deriv贸 en una cadena populista de molinetes. En redondo corri贸 la mano con largura exterior. F谩cil y fresco. Para cuando present贸 la izquierda el jandilla se raj贸 en huida a tablas. All铆 el torero volvi贸 a conectar cabeza y viveza por circulares para la galer铆a. Su determinaci贸n y clarividencia le empujaron a sacar al jandilla, ya escarbador, a la misma boca de riego. Un espadazo desat贸 la pa帽olada masiva. Cay贸 la oreja impepinable e incluso se pidi贸 la otra con una pasi贸n frenada por el palco.

A Roca Rey lo de Cayetano le supuso una rebeli贸n interna. Como el gallo al que le pisan el corral. De pronto y de salida, el capote ya estaba en su espalda. Rivera hab铆a despertado a la bestia. Como si le hiciera falta. A aquellas gaoneras de salutaci贸n se respondi贸 茅l mismo con un quite por caleserinas. Apenas picado el toro de amplia cara, Roca Rey continu贸 con su ataque en tromba. De rodillas traz贸 incluso un trincherazo. La gente loca. Las excelencias de la embestida, que se soltaba al ser podida, no abundaban; el lime帽o aportaba todo lo que faltaba. Embraguetado, atalonado, hundido. Firmeza de columna por encima del clasicismo cortocircuitado. Algunos naturales sobresalientes. Y el tremendo arrim贸n final. Los pitones lamiendo la taleguilla. Una arrucina inveros铆mil. El desplante a cuerpo limpio y las manoletinas. Un pinchazo, estocada y un trofeo de ley.

Miguel 脕ngel Perera, sin opciones con el jandilla de la apertura, que no s贸lo no humillaba, sino que pegaba un taponazo por definici贸n, disfrut贸 de un cuarto llamado Procesado. Un buen toro para una faena templada y s贸lida. Prolog贸 con el sello de la casa por p茅ndulos y lig贸 un tr铆o de tandas despaciosas. La serenidad de la veteran铆a conten铆a un peso macizo que los tendidos embebidos en la meriendano supieron valorar. Algo a menos el toro ya desde el paso por la izquierda, MAP apur贸 por circulares. Un pinchazo hondo dej贸 la cosa en una ovaci贸n.

El quinto portaba una seriedad acongojante. Probablemente el de m谩s trap铆o de la carrera de Cayetano. No se arredr贸 el veterano debutante. Creci贸 la embestida en entrega y humillaci贸n. Desde los lances rodilla en tierra a la apertura de faena en sabrosos ayudados por alto. La fijeza de Historieta no era ninguna vaina. Rivera Ord贸帽ez hilvan贸 una faena maja, que dir铆a un navarro. El sitio entre pases y el manejo de las distancias adquir铆a una sensaci贸n de conjunci贸n por el notable ritmo del toro; la ejecuci贸n cl谩sica y atemperada m谩s que ajustada embellec铆an el contenido. El desplante de rodillas espartaquista sedujo por completo a las masas. La trayectoria tendida de la espada acarre贸 el uso del verduguillo. Pamplona se volc贸 con un cari帽o inmenso a Cayetano y le entreg贸 la llave de la puerta grande en su afortunado debut.

A Roca Rey se le parti贸, como en Badajoz, incre铆blemente la espada cuando se tir贸 a matar al jabonero sexto. Tal era la fuerza. El jandilla, que se hab铆a violentado siempre en las distancias cortas, no perdon贸 y le volte贸 con certera punter铆a. Roca Rey, otra vez herido, se resisti贸 a ser llevado por las cuadrillas. Pero finalmente se desmadej贸. No cabe peor suerte. El p煤blico conmocionado pidi贸 la oreja. Y el presidente la concedi贸. Como para endulzar el amargo final de la buena corrida de Jandilla.

 

 

Zabala de la Serna ; El Mundo .es

bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Septiembre 2017
LunMarMieJueVieSabDom
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
contador de visitas
contador de visitas