Inicio

M√ČXICO; ARTE, EMOCI√ďN YSENTIMIENTO MORANTE Y EL JULI

000a714 julimorantemexico

M√ČXICO; ARTE, EMOCI√ďN YSENTIMIENTO MORANTE Y EL JULI

Ya se ve√≠a venir. La mirada de tigre de El Juli ayer en el callej√≥n de La M√©xico no fue una premonici√≥n, sino una decidida declaraci√≥n de intenciones. Y si Enrique Ponce hab√≠a seducido a la afici√≥n de la Plaza M√©xico en la despedida de Zotoluco, el madrile√Īo no se iba a quedar atr√°s ni un cent√≠metro. Al contrario, iba a tratar de reventar la plaza. Y lo consigui√≥ con una actuaci√≥n magistral en todos sentidos.

 

La actuaci√≥n de El Juli refleja el permanente arrebato en el que vive tarde a tarde la enorme responsabilidad que pesa sobre su espalda desde hace tantos a√Īos, y saca su raza de figura a costa de lo que sea, mientras que lo de Morante fue la hondura, el trazo profundo, siempre torero, de un artista que mantiene la ilusi√≥n a flor de piel y sigue dejando una huella indeleble a su paso, y m√°s a√ļn cuando las cosas le salen como hoy.

000a714 alternativa de adame luis

En medio de estos dos figurones, a Luis David Adame no le quedó más remedio que tratar de solventar la dificilísima papeleta a la que fue sometido. Disminuido físicamente tras una cornada que no termina de cicatrizar, y tal vez con una herida anímica mayor a la física: la de no haber aprovechado a cabalidad la gran calidad del primero toro de la tarde, el de su confirmación de alternativa, el hermano menor de Joselito enfrentó una tarde muy complicada.

 

De su escasa experiencia hay que destacar un par de quites -uno por zapopinas y otro por gaoneras-, adem√°s de un par de buenas tandas a ese primer toro con el que estuvo centrado pero sin terminar de redondear el acabado de la faena.

 

El acaballado sexto no serv√≠a y decidi√≥ regalar otro. Tardaron tiempo en que saliera, y no se vio, en ning√ļn momento, que Luis David tenga "esquina", como se dice en el boxeo. A un torero que empieza es preciso infundirle seguridad, estar cerca de √©l y motivarlo; decirle alg√ļn consejo a tiempo. Pero en el callej√≥n no hab√≠a nadie a su lado, vamos, cerca de la acci√≥n.

 

Y era lógico que lo arrollaran sus veteranos alternantes, que se dieron un fantástico agarrón, cada uno con su estilo, sus recursos y su toreo, que en esta tarde rayó a una enorme altura de esas que vuelven una tarde en un acontecimiento inolvidable.

 

Dio la impresi√≥n de que El Juli ven√≠a como hace veinte a√Īos: rabioso de abrirse camino, y al primer toro de su lote, el m√°s hecho del desigual encierro de Te√≥filo G√≥mez, le cuaj√≥ una faena importante, ya que tir√≥ de las embestidas con mando, aprovechando que el toro acud√≠a muy humillado a la muleta.

 

El mérito fue haberse colocado en el sitio preciso y confiar en su poderío para obligar al toro a coger la muleta una y otra vez en un palmo de terreno, donde ligó muletazos de una tremenda reciedumbre. Un inoportuno pinchazo le arrebató el triunfo que iba a llegar un poco más tarde.

 

Fue con el quinto, un torito bajo y reunido, muy agradable por delante y, por tanto, bien enlotado, al que le hizo una faena de esas dif√≠ciles de describir. Con el capote se vio que el de Te√≥filo G√≥mez ten√≠a docilidad, as√≠ que el madrile√Īo aprovech√≥ para ejecutar y un primer quite a manera de tijerillas, suaves, mecidas, y luego, como si no hubiera sido suficiente, √©l mismo se dio la r√©plica con unas recreadas zapopinas. No hay que olvidar que √©l fue el encargado de que dicho quite de Miguel √Āngel Mart√≠nez "El Zapopan" se diera a conocer. As√≠ dej√≥ servida la mesa para el plato fuerte: una faena de ensue√Īo, en la que, como bien dijo el novillero retirado Alejandro Pel√°ez a la salida de la plaza, "El Juli desapareci√≥ los terrenos". S√≠, casi como un mago.

 

De la chistera taurina de El Juli salieron pases inverosímiles por compleja ejecución, en los que ese toro manso-con-calidad, tomaba aquí y allá; con la muleta por delante, por detrás o por el envés, tal y como la inspiración de Julián iba brotando de una manera impensable para la gente.

 

Es quizá esta faena de Juli una de las más inesperadas de cuantas ha realizado en su vida, y ahí quedará como modelo de inventiva, inteligencia y sensibilidad para compenetrarse con un toro que no valía nada y al que, inexplicablemente, el juez de plaza cometió la pifia de darle una inmerecida vuelta al ruedo.

 

Huelga decir que la plaza estaba boca abajo con tal demostraci√≥n de arrolladora capacidad, y antes de que El Juli se adentrara en esa espiral psicod√©lica, un estent√≥reo y original grito se dej√≥ escuchar en el tendido: "¬°Qu√© Super Bowl ni qu√© la chingada!" La risotada del p√ļblico no se hizo esperar. Y es verdad. Cuando el toreo se hace con el alma, y la emoci√≥n llega a l√≠mites de expresi√≥n y goce extraordinarios, una faena de √©stas no tiene parang√≥n con nada de lo que se pueda ofrecer en cualquier otro espect√°culo del mundo. ¬°Y nos lo quieren arrebatar!

 

Morante se vio obligado a abreviar con el inv√°lido segundo, y se guard√≥ todo lo que llevaba dentro para el cuarto, un toro casta√Īo, noble, al que hizo una faena repleta de torer√≠a, con pasajes en los que evoc√≥ -como tanto le gusta- a esos toreros del pasado que hicieron historia. Gui√Īos a la tauromaquia de Antonio Bienvenida, y otros m√°s a la de Pepe Luis V√°zquez, se advirtieron en un remate pasando la muleta por encima de los pitones del toro o los naturales de frente con los que abroch√≥ su obra. Una estocada fulminante le puso en las manos dos orejas de esas que saben a gloria.

 

La sonrisa de Morante durante su saboreada vuelta al ruedo era sincera y dejaba entrever ese regusto que hoy día tiene cuando sale un toro que le permite expresarse. Es así como él saca a flote sus sentimientos y libera esa opresión del que se sabe que todavía tiene mucho qué decir en el toreo.

 

A reserva de saber qu√© va a pasar el pr√≥ximo domingo, en el que ya est√°n anunciados Paco Ure√Īa (que confirma su alternativa), Arturo Sald√≠var y Sergio Flores, con toros de Barralva, la empresa tendr√° que hacer malabares para terminar de confeccionar el cartel del domingo 19. Porque ah√≠ est√°n abiertos dos puestos para triunfadores‚Ķ y ya tenemos ¬°cuatro! Se trata de Castella, Ponce (que ese d√≠a est√° anunciado en Cadereyta), Morante y El Juli. ¬ŅPor qu√© no le preguntan a la gente a qui√©nes quiere ver esa tarde al lado de Pablo Hermoso y Joselito Adame? Dec√≠a el exigente aficionado Aurelio Arriola "Yeyo": "El que paga opina".

Ficha

Ciudad de M√©xico, D.F.- Plaza M√©xico. Poco m√°s de dos tercios de entrada (unas 28 mil personas) en tarde agradable. Toros de Te√≥filo G√≥mez, disparejos en presentaci√≥n (algunos sin remate) y hechuras, nobles en su conjunto, de los que sobresalieron el 1o., por su clase. y el 3o. poor su raza. El 5o. fue premiado con una inmerecida vuelta al ruedo. Y uno de regalo de Fernando de la Mora, grand√≥n, deslucido. Pesos: 476, 510, 512, 534, 552, 545 y 549 kilos. Morante de la Puebla (negro y oro): Silencio y dos orejas. Juli√°n L√≥pez "El Juli" (teja y oro): Ovaci√≥n y dos orejas. Luis David Adame (blanco y oro), que confirm√≥ la alternativa: Ovaci√≥n, silencio y silencio tras aviso en el de regalo. Incidencias: Adame confirm√≥ con el toro "C√°ntabro", negro entrepelado, con 476 kilos. Destacaron en banderillas Cristhian S√°nchez y Gustavo Campos, que saludaron en el 3o. y 4o., respectivamente. A mitad del pase√≠llo las cuadrillas hicieron un alto y se toc√≥ el Himno Nacional por el centenario de la Constituci√≥n

 Fuente; Altoromexico.com


bolanos 18 SEPTIEMBRE

 

Calendario de festejos taurinos

Septiembre 2017
LunMarMieJueVieSabDom
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
contador de visitas
contador de visitas